Ir al contenido principal

Entrada X: Michel, Edy y el Juez Vera

No me podía creer lo que estaba oyendo de Alonso; de su actitud y del tono empleado quedaba claro que me iba a costar cerrar el caso y esto significaba, con toda seguridad, reabrir aquel viejo expediente del 93, pues era el caso que aportaba más información al respecto. La consecuencia inmediata de eso: empitonar al juez de aquel caso, un buen juez cuya trayectoria profesional iba a quedar manchada por un error.
Alonso me obligaba a tomar una decisión: o seguir su línea de investigación revisando todos los expedientes anteriores o tapar las responsabilidades de los del año 93 evitando que tal asunto saliese a la luz, salvando a Juan Goñi el primero, pero no el último, pues estaba el fiscal, que tampoco había hecho nada por detener aquel proceso, los abogados que realizaron mal el trabajo de defensa de "El Piru" - extrañamente afines a la tesis de la propia fiscalía -, el Comisario Jefe que firmó todos los informes y todos mis compañeros de entonces.
A mí poco me tocaría de aquello y menos si actuaba decidido y de forma resolutiva en el tema, sin embargo, un cúmulo de despropósitos aislados no pueden anular la trayectoria impecable de muchos de esos hombres y mujeres, no era una cuestión de afectos sino de justicia, de mínimo sentido de la decencia.
  • Entonces..., para hacer eso..., hmm..., va a ser necesario utilizar guante de seda, ¿no? - hizo un gesto afirmativo con los hombros como señalando lo absurdo de explicitar la evidencia – De acuerdo..., entonces en ese caso..., sería mejor contar con Edy o con Michel para tratar el asunto, ¿no te parece? – De Edy decían que era la amante de Alonso, joven y resuelta y con buenas dotes para la investigación criminal; por otra parte, Michel era el policía mejor relacionado para este caso, ya que era el novio de la hija de Sierra, el fiscal.  – Creo que Nené – continué convencido de haber acertado con la exposición del asunto que me traía entre manos – no encaja mucho en el perfil del equipo que necesitamos, ¿no te parece?
  • Puede ser, sin embargo parece llevarse tan bien contigo. ¡Ese hombre te admira!..., no sé... del todo... por qué lo hace pero así es. Y en nuestra profesión la lealtad es esencial, ¿no crees? Sobre el tema de Michel y Edy considero que te pueden ser los dos de gran ayuda. – El tipo me estaba jodiendo el plan paso por paso pues la idea era compartir el asunto con Michel tan solo, ya que Edy carecía de la experiencia necesaria y esperaba que Alonso no la quisiera implicar en un asunto que parecía turbio.
Se había dado cuenta de la jugada y apostó por ver las cartas sin descomponerse por las habladurías sobre Edy ni con las relaciones arriesgadas de Michel. Así conservaba todo el poder sobre el equipo, respetando la cadena de mando y me obligaba a hacer un encaje de bolillos con el que perdía la independencia necesaria. Él no quería una célula independiente sino un grupo de trabajo jerarquizado con hilos en todas partes para administrar la investigación y tener la última palabra. ¿A qué venía tanto celo y tal desconfianza? Algo se cocía por las altas esferas que se me escapaba, más allá del Juez Goñi, más allá del Fiscal Sierra. Alonso me maniataba porque él mismo parecía maniatado.
No había aceptado ninguna de las propuestas realizadas, eso era nuevo para mí. ¿Qué habría hablado con el fiscal Sierra?. Miré a mi jefe como tal, ya que no podía hacerlo como al amigo que consideraba tener, al menos no me había sentido bien tratado ni considerado como si lo fuese. Cogí la pistola que había dejado encima de su mesa me coloqué la correa sobre la camisa blanca y me puse la chaqueta; empujé la silla con firmeza hacia atrás dejándola correr con esas ruedas quejicosas de las sillas veteranas y, cuando me iba por la puerta, me detuvo con una fuerte voz

- ¡Espera un momento!, a propósito de guantes de seda, me acaba de llamar el Juez Antonio Vera, lo conoces de toda la vida... aunque ahora está retirado, dice que tiene información sobre este asunto, ¿por qué no te llevas a Edy y le haces una entrevista en su casa?, por lo que me ha comentado creo va a resultar muy interesante y clarificador lo que te va a contar.



Continuará

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tercera Entrada: Obsesión

Tomé el expediente del 93 y lo desgrané página por página, letra por letra, fotografía por fotografía. Recuperé el vídeo de la cámara de seguridad pasando del antiguo formato VHS a un formato digital y lo visioné en el ordenador de casa. El vídeo demostraba que se trataba de un hombre fuerte con complexión atlética, una estatura que rondaba el 1,90 de altura y los 100 kilos de peso; pelo bien cortado con estilo militar y rasgos angulosos en la cara con ese conjunto ya destacado de ojos, nariz y boca demasiado característico como para permanecer en el olvido de un expediente de más de quince años; demasiado característico como para no tener ni siquiera un nombre que buscar, unas huellas que verificar, un rastro que seguir.

Me atusé el cabello poblado por incipientes canas blanquecinas que coronaban mi cabeza, cosa que atribuía a aquellos casos en que ni siquiera habíamos sido capaces de descubrir un mísero nombre que nos permitiera acercarnos al delincuente. No había nada …

Primera Entrada: Man in black

Entró en la sala con un parche en el ojo, vestido con camisa y pantalón negro, parecía Johnny Cash dispuesto a cantar The Man in black, pero los hechos que iba a relatar tenían poco que ver con esa mítica canción; caminaba apoyado sobre dos muletas con una habilidad de profesional. Tranquilamente, alcanzó el atril de lectura y comenzó a leer pausadamente de un libro que le acercaron desde la mesa de conferenciantes, su respiración calmada, su mirada puesta en las hojas y el gesto adusto en las formas, comenzó tras carraspear y beber algo de agua:
“Los hechos que aquí os voy a relatar están basados en la redacción recogida de los apuntes del diario de un policía relativas al caso 101/2010 de la Policía Nacional, llevado a cabo por un equipo de la Policía Judicial de la ciudad de Madrid. El caso tiene el carácter secreto y reservado decretado por el juez, la fiscalía y el Ministerio de Interior del Gobierno de España. Omitiré los nombres y hechos que permitan la identificación de persona…

Quinta entrada: el perfecto chivo expiatorio

Los peritos habían concluido su trabajo y otros esperaban en la morgue para poder realizar el suyo, mientras la familia de la víctima esperaba su turno para poder dar el último adiós a su ser querido recién fallecido en unas circunstancias más propias de una terrible pesadilla. Un pesado sueño que se les venía encima como un muro de piedra que cae de la nada, una sinrazón de difícil comprensión.
Accedían a nuestros ritos y trabajos porque esperaban que fuéramos capaces de encontrar a los culpables, pues el sentido de propiedad alcanza hasta los propios seres humanos y aquella fallecida era suya. Aquella víctima a la que nosotros buscábamos explicación racional para encontrar respuestas a las preguntas que teníamos la obligación de realizar.
Esa labor nuestra de buscar sentido al sinsentido era el extraño plano del que costaba regresar. Acostumbrados a una ciencia inhumana, resultaba doloroso afrontar los rostros de los familiares para explicar de forma pedagógica nuestro proceder tratan…