Ir al contenido principal

Novena entrada: Alonso, algunos datos y una mentira


  • Difícil caso el de Juan Bravo. - Alonso adoptó un tono distante y circunspecto al verme entrar en su despacho - Mujer de cuarenta años, guapa, soltera, con mucho dinero y muy buenas relaciones en todo Madrid. Con buenas amistades como la de Jorge Sierra, el que va a ser el fiscal del caso con toda seguridad. Supongo que ya lo sabías.
  • No, no lo sabía. A decir verdad nadie se prodiga en dar información por aquí. - Alonso parecía emplear un tono determinado como dando a entender que sabía algo de mis intenciones.
Su principal característica cuando trabajaba en las calles era su extraordinario olfato. Si hubiera que poner una imagen a su perfil de policía, habría que decir que Alonso era un “sabueso”. Su naturaleza desconfiada le empujaba a acertar casi siempre pero nunca sabías qué es lo que estaba pensando realmente. Los galones no parecían haber hecho mella en su acierto ni en las razones para mantener con él siempre una distancia prudencial.
A pesar de todo, di por hecho que no intuía nada de las pretensiones que traía al entrar en su despacho y continué.
  • Este no parece un caso más, no parecen delincuentes de baja estopa. - abrí el cuaderno de las anotaciones colocándome las gafas de pasta raída por los bordes para ver mejor mi letra de receta “solo para mis ojos”, levanté la mirada por encima de las viejas lentes y continué. - No creo que el asesino, asesinos o quien ordenó asesinarla tenga algo que ver con la chusma que solemos frecuentar en crímenes similares. La víctima se movía por un mundo muy alejado de esos delincuentes habituales, por otra parte. Su puesto de trabajo, sus relaciones familiares y sociales, el círculo por donde se movía muestra una mujer de cierto éxito. A pesar de no estar casada ni haber formado una familia, nada permite pensar en crímenes pasionales o grandes amenazas personales. No se trata, tampoco, de un robo ni de un intento de secuestro frustrado cuyo móvil hubiera podido ser obtener una recompensa. - Saqué las gafas depositadas sobre mi importante nariz, alcé nuevamente la mirada en dirección a los ojos firmes de Alonso y concluí. - Este asesinato se sale del marco habitual..., no hay riñas familiares ni grandes amenazas parecen tener algo que ver con este crimen. Es un asesinato con ciertas dosis de misterio en que lo difícil va a ser determinar su autor y descifrar la causa. Esa parece ser la pieza clave del asunto, en ella hay que empeñar los medios.
  • Sí, así es, el asunto va a ser complicado y si la prensa se entera se cebará... ya sabes de lo que hablo. De manera que, si no encontramos al culpable o culpables del asesinato vamos a tener presión de cojones. Tenemos poco margen de tiempo para que todo estalle por los aires. Es mejor centrarnos en el perfil del asesino cuanto antes, si tenemos el perfil el asunto es otra cosa. Pocos pueden ser capaces de hacer algo tan atroz. - Cambió su rostro según daba a su tono un matiz inquisidor -  ¿Tienes ya alguna hipótesis?
  • No, Alonso... ninguna – Nadie mentía como yo.

Boss


Continuará

Comentarios

  1. Vas construyendo un buen relato y lo hilas de manera que dejas ganas de esperar el desenlace....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Entrada XIII - Un muerto en el despacho del Juez Vera

No te va a gustar lo que vas a ver. - Acertó a decir después de un incómodo lapso de tiempo en el que yo le miraba expectante y él me miraba recuperando el pulso y la sensación de calor en un cuerpo congelado por la desagradable impresión. Coño, Nené..., ¡que no eres un novato! - Me lo saqué de encima y avancé. Entramos en la vivienda de Antonio que mostraba una entrada clásica - como cabía esperar - entre mármoles, granitos y cuadros de indudable calidad y sentido del equilibrio. A la derecha, el salón principal muy iluminado y elegante en tonos blanquinegros daba la sensación de una compensada construcción que definía la meticulosidad y sentido del orden del dueño de la misma. Subimos a la planta superior siguiendo los pasos de Nené con su característico movimiento pesado y tranquilo, indicaba – así - el poco trabajo que íbamos a tener para salvar vida alguna o apresar al sospechoso. Las escaleras en mármol blanco se subían con facilidad de dos en dos y, en el despacho del juez, …

Entrada XII - ¿Qué ha sucedido en casa del Juez Vera?

Tomamos rápidamente la M30 con las sirenas puestas y acelerando los potentes coches que nos habíamos agenciado, disfrutamos durante un breve espacio de tiempo del placer de circular a altas velocidades por donde la velocidad máxima permitida es excesivamente baja para los vehículos que llevábamos. En esos momentos sientes que eres importante cuando los chiquillos se paran y te miran pasar mientras tú pones cara de estar por encima del bien y del mal con un pitillo en la comisura de los labios, las gafas de sol a medio caer o mascando un chicle con desgana; condición que se apreciaba especialmente en nuestros jóvenes e impuestos compañeros. En ellos, ese rostro era el de la primera vez: una mirada nítida, una intranquilidad tensa, un nervio palpitando en la comisura de los labios... Yo sabía que ellos - a partir de ese momento – habrían de buscar siempre esa sensación dulce de la primera vez, tal como todos hacemos. A pesar de los años la seguíabuscando como al principio de mi carrera,pe…