Ir al contenido principal

Séptima Entrada: Toda la verdad

Lo cierto es que Ana desde su puesto podía hacer daño a cualquiera, y no voy a negar que cuando tu cargo es el de Comisario de brigada en la Unidad Central de Policía Judicial, sientes algún escozor en las partes bajas al ver cómo progresan otros que estuvieron a tu lado corriendo por las calles de Madrid. En la policía, más que en otras facetas de la vida, la jerarquía es un grado.

Cuestiones como el puesto, la experiencia y aquellos casos que hayas resuelto te dan cierto prestigio y te ponen en disposición de ser respetado, quizá por eso sabía que no le interesaría una guerra abierta conmigo ni con Juan; o quizá por respeto a la antigua enemistad que nos unía; o quizá porque tenía suficientes líos con los casos que ella misma manejaba. El caso es que sabía que ella no se la jugaría a Juan.

Tras la breve conversación con Ana por la pura necesidad del tráfico infernal de la ciudad de Madrid e intensa, sin embargo, por la cantidad de emociones que encerraba nuestra relación, había decidido que trataríamos de cerrar el caso de forma rápida si veía la posibilidad de hacerlo; por motivos evidentes. Ya trataría yo de resolver fuera del expediente – ya cerrado  el asunto cuando las aguas no bajasen tan turbias.

Al Pacino y Robert de Niro en una Buddy cop movieCerrarlo rápido, pero no al estilo del caso del 93, era lo conveniente para después abrir una investigación privada y personal que intentara descubrir quién estaba detrás de este comportamiento criminal, pues tener el caso abierto suponía un riesgo a todos los niveles y, además, impediría hacer el trabajo de investigación con la pausa y tranquilidad que el asunto requería.

Si no surgía ninguna pista antes que nos empujara hacia el criminal de forma nítida, en cuanto saltara la cuestión a los periódicos, buscaría la forma de cerrar el caso empleando a aquellos amigos de la prensa que me eran fieles. Utilizar la información de forma confusa solía funcionar: cosas como dar pistas falsas que llevaban a callejones sin salida, apuntar hacia cargos más importantes y cosas semejantes. Así el clima obligaría a llenar la prensa de noticias que Nené llamaba “tóxicas” para enturbiar el ambiente.

Un público confundido siempre ayuda a dejar el caso inconcluso. Un público que incluye la relajación necesaria del delincuente y la aceptación de la complicación por parte de la familia. La jugada bien hecha deja, en ocasiones, el criminal al descubierto, un tipo que sumará delitos de todo tipo y que podría ser encarcelado por cualquier otro motivo. Él lo sabría y yo también, ¿qué más daba la razón por la que acabara entre rejas?
Russell Crowe en el papel de poli duro y justoCerrar un caso en falso no era sencillo, necesitaba algo de pulso y medir bien los pasos que se tenían que dar para evitar consecuencias desafortunadas; sería necesario contar con un equipo de confianza, disponer de gente seria, rigurosa y controlable... de alguna manera. Contar con poca gente, pero eficiente y que sepa estar callada cuando hay que estar callada y hablar lo que hay que hablar cuando eso sea preciso.

La primera dificultad estaba sentada precisamente a mi lado comiendo un plátano tranquilamente sin necesidad de pensar qué era lo que realmente pasaba a su alrededor, dejándose llevar hasta que su intervención era necesaria o conveniente, justo cuando Nené era un verdadero profesional. No se le podía hablar de Informes o Expedientes pero era especialmente hábil para decir la verdad, toda la verdad, sin medir la situación que se pudiera producir como consecuencia de esa verdad.


Continuará



Comentarios

  1. ¡Quecortas se hacen las entregas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena señal, este es un largo viaje y no iremos en tren de alta velocidad, precisamente. Hazte a la idea de un Orient Express cruzando lentamente una estepa sin nombre todavía.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primera Entrada: Man in black

Entró en la sala con un parche en el ojo, vestido con camisa y pantalón negro, parecía Johnny Cash dispuesto a cantar The Man in black, pero los hechos que iba a relatar tenían poco que ver con esa mítica canción; caminaba apoyado sobre dos muletas con una habilidad de profesional. Tranquilamente, alcanzó el atril de lectura y comenzó a leer pausadamente de un libro que le acercaron desde la mesa de conferenciantes, su respiración calmada, su mirada puesta en las hojas y el gesto adusto en las formas, comenzó tras carraspear y beber algo de agua:
“Los hechos que aquí os voy a relatar están basados en la redacción recogida de los apuntes del diario de un policía relativas al caso 101/2010 de la Policía Nacional, llevado a cabo por un equipo de la Policía Judicial de la ciudad de Madrid. El caso tiene el carácter secreto y reservado decretado por el juez, la fiscalía y el Ministerio de Interior del Gobierno de España. Omitiré los nombres y hechos que permitan la identificación de persona…

Comienza una aventura

Diario de un Policía: una novela por entradas Desde dentro de La Bitácora de la Imaginación Una vez puesto a navegar la bitácora de la imaginación y con un rumbo firme y seguro... ¿quién sabe hasta dónde?, es el momento de volver al principio y retomar de aquellos tiempos - corregidos y enmendados - los primeros vientos que me pusieron delante de un ordenador dispuesto a cocinar las primeras obras escritas.

Y la primera obra comenzó con el nombre de "Cuentos de Terror" que, más bien pronto que tarde y por su propia voluntad, se convirtió en el diario de un policía. En, aproximadamente, quince días de un policía veterano de la ciudad de Madrid, iban a suceder unos acontecimientos extremos, extraños, extraordinarios que darán lugar a esta extensa novela de la que no voy a adelantar demasiado.
Una novela que espero nos mantenga unidos durante un largo periodo de tiempo, un periodo apasionante en la que cada entrada nos irá introduciendo en las aventuras de un equipo de la Poli…

Entrada XV - It is Me y la generalización del miedo

14 de octubre, martes por la mañana Eran las doce y cuarto de la noche cuando decidí entrar en el coche e irme, había pasado dos horas en la casa del juez con cierta dosis de fortuna. El día había sido largo y las discusiones en la Central excesivamente duras. En el fondo, todos estábamos asustados porque seguíamos sin saber nada del Juez Antonio Vera y andábamos con la mosca detrás de la oreja sobre el asunto. Quizás la fortuna se había aliado con nosotros al encontrar al asesino del 93 muerto sobre el escritorio del despacho del Juez, el muerto no iba ya a resucitar para informar de que habíamos hecho mal nuestro trabajo en aquel lejano expediente; por lo demás, lo único que teníamos era una cadena con una medalla que contenía unas letras cuyo significado desconocía y una llave que parecía ser de una puerta de seguridad colgada de la misma cadena. Conduje con un bullir de pensamientos en la cabeza mientras me introducía en San Martín de la Vega hasta la calle del Marqués de Lozoya. Est…