Ir al contenido principal

Novena entrada: Alonso, algunos datos y una mentira


  • Difícil caso el de Juan Bravo. - Alonso adoptó un tono distante y circunspecto al verme entrar en su despacho - Mujer de cuarenta años, guapa, soltera, con mucho dinero y muy buenas relaciones en todo Madrid. Con buenas amistades como la de Jorge Sierra, el que va a ser el fiscal del caso con toda seguridad. Supongo que ya lo sabías.
  • No, no lo sabía. A decir verdad nadie se prodiga en dar información por aquí. - Alonso parecía emplear un tono determinado como dando a entender que sabía algo de mis intenciones.
Su principal característica cuando trabajaba en las calles era su extraordinario olfato. Si hubiera que poner una imagen a su perfil de policía, habría que decir que Alonso era un “sabueso”. Su naturaleza desconfiada le empujaba a acertar casi siempre pero nunca sabías qué es lo que estaba pensando realmente. Los galones no parecían haber hecho mella en su acierto ni en las razones para mantener con él siempre una distancia prudencial.
A pesar de todo, di por hecho que no intuía nada de las pretensiones que traía al entrar en su despacho y continué.
  • Este no parece un caso más, no parecen delincuentes de baja estopa. - abrí el cuaderno de las anotaciones colocándome las gafas de pasta raída por los bordes para ver mejor mi letra de receta “solo para mis ojos”, levanté la mirada por encima de las viejas lentes y continué. - No creo que el asesino, asesinos o quien ordenó asesinarla tenga algo que ver con la chusma que solemos frecuentar en crímenes similares. La víctima se movía por un mundo muy alejado de esos delincuentes habituales, por otra parte. Su puesto de trabajo, sus relaciones familiares y sociales, el círculo por donde se movía muestra una mujer de cierto éxito. A pesar de no estar casada ni haber formado una familia, nada permite pensar en crímenes pasionales o grandes amenazas personales. No se trata, tampoco, de un robo ni de un intento de secuestro frustrado cuyo móvil hubiera podido ser obtener una recompensa. - Saqué las gafas depositadas sobre mi importante nariz, alcé nuevamente la mirada en dirección a los ojos firmes de Alonso y concluí. - Este asesinato se sale del marco habitual..., no hay riñas familiares ni grandes amenazas parecen tener algo que ver con este crimen. Es un asesinato con ciertas dosis de misterio en que lo difícil va a ser determinar su autor y descifrar la causa. Esa parece ser la pieza clave del asunto, en ella hay que empeñar los medios.
  • Sí, así es, el asunto va a ser complicado y si la prensa se entera se cebará... ya sabes de lo que hablo. De manera que, si no encontramos al culpable o culpables del asesinato vamos a tener presión de cojones. Tenemos poco margen de tiempo para que todo estalle por los aires. Es mejor centrarnos en el perfil del asesino cuanto antes, si tenemos el perfil el asunto es otra cosa. Pocos pueden ser capaces de hacer algo tan atroz. - Cambió su rostro según daba a su tono un matiz inquisidor -  ¿Tienes ya alguna hipótesis?
  • No, Alonso... ninguna – Nadie mentía como yo.

Boss


Continuará

Comentarios

  1. Vas construyendo un buen relato y lo hilas de manera que dejas ganas de esperar el desenlace....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuarta Entrada: Nené y un lejano 12 de diciembre

E n la calle de Juan Bravo XY piso Z puerta D, lugar del crimen, se iba a producir el levantamiento judicial del cadáver. Allí estaba mi jefe y amigo – Alonso -, y mi eficaz compañero – Nené -, ya entrado en años. De padres brasileños, Nené se movía como pez en el agua por los bajos fondos de la ciudad y sin embargo era, se podía decirlo así, un hombre de familia. Si su esposa y sus dos pequeños supieran de lo que era capaz, quizá dudarían de seguir viviendo con él compartiendo casa y mantel, dormitorio y ducha; pues Nené era, en ocasiones, un tipo de temer, violento y bastante cruel. Las consecuencias de tener un empleo tan absorbente como el nuestro tenía las consecuencias familiares que acarrea. Mi mujer me aguantó hasta que esta doble vida donde crimen y tranquilidad conviven mal, se transformó en una sola vida. Me vi obligado, al final, a elegir entre mi mujer y mi profesión; poco a poco y de forma inconsciente, los crímenes se fueron metiendo en mi cama, en medi

Quinta entrada: el perfecto chivo expiatorio

Los peritos habían concluido su trabajo y otros esperaban en la morgue para poder realizar el suyo, mientras la familia de la víctima esperaba su turno para poder dar el último adiós a su ser querido recién fallecido en unas circunstancias más propias de una terrible pesadilla. Un pesado sueño que se les venía encima como un muro de piedra que cae de la nada, una sinrazón de difícil comprensión. Accedían a nuestros ritos y trabajos porque esperaban que fuéramos capaces de encontrar a los culpables, pues el sentido de propiedad alcanza hasta los propios seres humanos y aquella fallecida era suya. Aquella víctima a la que nosotros buscábamos explicación racional para encontrar respuestas a las preguntas que teníamos la obligación de realizar. Esa labor nuestra de buscar sentido al sinsentido era el extraño plano del que costaba regresar. Acostumbrados a una ciencia inhumana, resultaba doloroso afrontar los rostros de los familiares para explicar de forma pedagógica nuestro pro

Tercera Entrada: Obsesión

Tomé el expediente del 93 y lo desgrané página por página, letra por letra, fotografía por fotografía. Recuperé el vídeo de la cámara de seguridad pasando del antiguo formato VHS a un formato digital y lo visioné en el ordenador de casa. El vídeo demostraba que se trataba de un hombre fuerte con complexión atlética, una estatura que rondaba el 1,90 de altura y los 100 kilos de peso; pelo bien cortado con estilo militar y rasgos angulosos en la cara con ese conjunto ya destacado de ojos, nariz y boca demasiado característico como para permanecer en el olvido de un expediente de más de quince años; demasiado característico como para no tener ni siquiera un nombre que buscar, unas huellas que verificar, un rastro que seguir. Me atusé el cabello poblado por incipientes canas blanquecinas que coronaban mi cabeza, cosa que atribuía a aquellos casos en que ni siquiera habíamos sido capaces de descubrir un mísero nombre que nos permitiera acercarnos al delincuente. No hab