Ir al contenido principal

Cuarta Entrada: Nené y un lejano 12 de diciembre


En la calle de Juan Bravo XY piso Z puerta D, lugar del crimen, se iba a producir el levantamiento judicial del cadáver. Allí estaba mi jefe y amigo – Alonso -, y mi eficaz compañero – Nené -, ya entrado en años. De padres brasileños, Nené se movía como pez en el agua por los bajos fondos de la ciudad y sin embargo era, se podía decirlo así, un hombre de familia.

Si su esposa y sus dos pequeños supieran de lo que era capaz, quizá dudarían de seguir viviendo con él compartiendo casa y mantel, dormitorio y ducha; pues Nené era, en ocasiones, un tipo de temer, violento y bastante cruel.

Las consecuencias de tener un empleo tan absorbente como el nuestro tenía las consecuencias familiares que acarrea. Mi mujer me aguantó hasta que esta doble vida donde crimen y tranquilidad conviven mal, se transformó en una sola vida.

Me vi obligado, al final, a elegir entre mi mujer y mi profesión; poco a poco y de forma inconsciente, los crímenes se fueron metiendo en mi cama, en medio de las conversaciones a la hora de la comida y hasta en los momentos más íntimos de nuestra vida. Todo en casa respiraba del amargo hedor que mi profesión dejaba.

La investigación criminal fue una amante difícil de abandonar, mi mujer huyó de mi casa un 12 de diciembre, pero supongo que yo la había abandonado antes en mi cabeza pues ya hacía tiempo que le dedicaba apenas los restos del día, nada más. En esa fecha de hace casi ya diez años, ella recogió sus cosas y con un largo beso desde la puerta empañado de lágrimas secas y con el rostro desgarrado, me dejó.

No regresó en mi busca jamás, ni volvió a preguntar por mí..., nunca más supe de ella. Algunos dicen que tenía tanto miedo de la situación en la que vivíamos que huyó muy lejos, dicen que se fue al extranjero. No quise seguirla en ningún momento ni saber dónde habitaba para no verme obligado a rogarle que volviera; yo estaba demasiado enamorado de mi oficio..., el descubrimiento del crimen era mi vida. Algo que ella no comprendía, quizás porque yo tampoco del todo. Resolver casos me atrapaba entonces, como ahora, tal que si fuera un vicio.


Decidí respetar su decisión, aunque en ocasiones contadas hubo lágrimas que mojaron mi almohada por su ausencia; quise pensar que había muerto y que su vida no era otra cosa que recuerdos. Mi profesión se había convertido en un vicio peligroso para quien me rodeaba y yo no sabía cómo salir de tal círculo para aislar vida privada y profesión. Sé que algunos lo habían conseguido como Nené, yo no.

El Juez, el Secretario y la agente judicial tomaban los datos que el forense desgranaba, mientras el rostro de la mujer fallecida se aburría de esperar su último destino; su horrible y extraño final tenían su propio ritmo, su personal ritual marcado por la costumbre y la Ley: la costumbre del Juez en hacerlo todo con un cuidado extremo para que ningún error en este trámite dieran al traste con actuaciones de instrucción posterior, y la Ley que señalaba el cuándo y el cómo se realiza el levantamiento judicial de un cadáver.


Continuará


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tercera Entrada: Obsesión

Tomé el expediente del 93 y lo desgrané página por página, letra por letra, fotografía por fotografía. Recuperé el vídeo de la cámara de seguridad pasando del antiguo formato VHS a un formato digital y lo visioné en el ordenador de casa. El vídeo demostraba que se trataba de un hombre fuerte con complexión atlética, una estatura que rondaba el 1,90 de altura y los 100 kilos de peso; pelo bien cortado con estilo militar y rasgos angulosos en la cara con ese conjunto ya destacado de ojos, nariz y boca demasiado característico como para permanecer en el olvido de un expediente de más de quince años; demasiado característico como para no tener ni siquiera un nombre que buscar, unas huellas que verificar, un rastro que seguir.

Me atusé el cabello poblado por incipientes canas blanquecinas que coronaban mi cabeza, cosa que atribuía a aquellos casos en que ni siquiera habíamos sido capaces de descubrir un mísero nombre que nos permitiera acercarnos al delincuente. No había nada …

Primera Entrada: Man in black

Entró en la sala con un parche en el ojo, vestido con camisa y pantalón negro, parecía Johnny Cash dispuesto a cantar The Man in black, pero los hechos que iba a relatar tenían poco que ver con esa mítica canción; caminaba apoyado sobre dos muletas con una habilidad de profesional. Tranquilamente, alcanzó el atril de lectura y comenzó a leer pausadamente de un libro que le acercaron desde la mesa de conferenciantes, su respiración calmada, su mirada puesta en las hojas y el gesto adusto en las formas, comenzó tras carraspear y beber algo de agua:
“Los hechos que aquí os voy a relatar están basados en la redacción recogida de los apuntes del diario de un policía relativas al caso 101/2010 de la Policía Nacional, llevado a cabo por un equipo de la Policía Judicial de la ciudad de Madrid. El caso tiene el carácter secreto y reservado decretado por el juez, la fiscalía y el Ministerio de Interior del Gobierno de España. Omitiré los nombres y hechos que permitan la identificación de persona…

Quinta entrada: el perfecto chivo expiatorio

Los peritos habían concluido su trabajo y otros esperaban en la morgue para poder realizar el suyo, mientras la familia de la víctima esperaba su turno para poder dar el último adiós a su ser querido recién fallecido en unas circunstancias más propias de una terrible pesadilla. Un pesado sueño que se les venía encima como un muro de piedra que cae de la nada, una sinrazón de difícil comprensión.
Accedían a nuestros ritos y trabajos porque esperaban que fuéramos capaces de encontrar a los culpables, pues el sentido de propiedad alcanza hasta los propios seres humanos y aquella fallecida era suya. Aquella víctima a la que nosotros buscábamos explicación racional para encontrar respuestas a las preguntas que teníamos la obligación de realizar.
Esa labor nuestra de buscar sentido al sinsentido era el extraño plano del que costaba regresar. Acostumbrados a una ciencia inhumana, resultaba doloroso afrontar los rostros de los familiares para explicar de forma pedagógica nuestro proceder tratan…