Ir al contenido principal

Entrada XII - ¿Qué ha sucedido en casa del Juez Vera?

Tomamos rápidamente la M30 con las sirenas puestas y acelerando los potentes coches que nos habíamos agenciado, disfrutamos durante un breve espacio de tiempo del placer de circular a altas velocidades por donde la velocidad máxima permitida es excesivamente baja para los vehículos que llevábamos.
En esos momentos sientes que eres importante cuando los chiquillos se paran y te miran pasar mientras tú pones cara de estar por encima del bien y del mal con un pitillo en la comisura de los labios, las gafas de sol a medio caer o mascando un chicle con desgana; condición que se apreciaba especialmente en nuestros jóvenes e impuestos compañeros. En ellos, ese rostro era el de la primera vez: una mirada nítida, una intranquilidad tensa, un nervio palpitando en la comisura de los labios... Yo sabía que ellos - a partir de ese momento – habrían de buscar siempre esa sensación dulce de la primera vez, tal como todos hacemos.
A pesar de los años la seguía buscando como al principio de mi carrera, pero ya había aprendido que solo podría recuperarla en el rostro de los demás, cuando la candidez y la honestidad lo es todo, cuando llegar a casa y contar las aventuras del día es lo esencial de tu trabajo depoli”. Hacía mucho tiempo que no veía rostros como el de Edy y el de Michel, aquel rostro tenso que un día tuve..., y me gustó sentir de nuevo esa sensación.
Salimos de la M30 por la salida que conduce hacia Arturo Soria por un ramal, y hacia la Estación de Chamartín – por el otro  , deteniéndonos en la proximidad del número ZZZ de la calle, nos acercamos a la casa un poco a tientas, preparados para una merienda con relato informativo vacío de contenido, llamamos a la puerta. Nadie abrió.
La casa tenía dos plantas, estaba cercada por un muro blanco, limpio y brillante de dos metros de alto con un pequeño y discreto jardín por dentro muy del estilo de los que hay en esta calle de Madrid a esa altura. Una casa ciertamente imponente que encajaba con el perfil general de Arturo Soria. La casa parecía difícil de abordar desde cualquier otro lugar que no fuera la puerta de rejas metálicas, desde allí se apreciaba el tipo de vivienda equilibrada de que se trataba: una construcción en color blanco con cierres de aluminio del mismo color en las ventanas y cortinas discretas que la hacían intima y recogida hacia su interior; la puerta de madera blanca por la que se accedería al chalé aparecía impoluta y serena como el ambiente que le rodeaba.
Seguimos timbrando con la seguridad de que el juez nos esperaba en el interior de la casa, pues antes de salir de la Central habíamos llamado para quedar en firme con él. Esperamos el tiempo de rigor mirando de vez en cuando a ver si aparecía su automóvil por algún lugar como consecuencia de algún retraso impredecible.
  • Nené, esto es extraño. Entra y ábrenos que aquí pasa algo raro. - Le dije tras la tensa espera. Una situación tan tranquila como extraña que me hacía sospechar lo peor - Demasiada calma... - farfullaba en bajo mientras desabrochaba el botón de la funda de mi pistola.
  • No tenemos orden judicial. – Replicó Michel con gesto preocupado ante mi mirada impávida y los retadores ojos de Nené.
  • Lo que haya ocurrido, si es que ha ocurrido algo, ha pasado en estos veinte o treinta minutos últimos; esta tranquilidad no es normal. Si no ha sucedido nada, te aseguro que el juez no lo tendrá en cuenta..., en esta circunstancia sería la mejor de nuestras posibilidades y nosotros tenermos que ponernos siempre en lo peor. Así que no me jodas con un rigor absurdo de oficina, - le dije displicente a Michel - y entra de una puta vez, Nené.
Nené saltó con cierta facilidad tras la ayuda prestada por Michel y Edy. Su enorme corpachón ascendió con ligereza por el muro y se apoyó en la zona alta superando el obstáculo por una zona discreta. Esperamos un poco, el tiempo necesario y, a los cinco minutos se abrió la puerta enrejada tras el sonido de una apertura automática.
Entramos en el jardín y después en la casa que franqueaba Nené. Su rostro lívido, de piel traslúcida informaba de lo certera de mi premonición. Lo que había visto le había desencajado su rostro. Balbuceaba nervioso como si hubiera tenido su primera experiencia con un horrendo crimen...




Continuará


Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrada XIII - Un muerto en el despacho del Juez Vera

No te va a gustar lo que vas a ver. - Acertó a decir después de un incómodo lapso de tiempo en el que yo le miraba expectante y él me miraba recuperando el pulso y la sensación de calor en un cuerpo congelado por la desagradable impresión. Coño, Nené..., ¡que no eres un novato! - Me lo saqué de encima y avancé. Entramos en la vivienda de Antonio que mostraba una entrada clásica - como cabía esperar - entre mármoles, granitos y cuadros de indudable calidad y sentido del equilibrio. A la derecha, el salón principal muy iluminado y elegante en tonos blanquinegros daba la sensación de una compensada construcción que definía la meticulosidad y sentido del orden del dueño de la misma. Subimos a la planta superior siguiendo los pasos de Nené con su característico movimiento pesado y tranquilo, indicaba – así - el poco trabajo que íbamos a tener para salvar vida alguna o apresar al sospechoso. Las escaleras en mármol blanco se subían con facilidad de dos en dos y, en el despacho del juez, …

Novena entrada: Alonso, algunos datos y una mentira

Difícil caso el de Juan Bravo. - Alonso adoptó un tono distante y circunspecto al verme entrar en su despacho - Mujer de cuarenta años, guapa, soltera, con mucho dinero y muy buenas relaciones en todo Madrid. Con buenas amistades como la de Jorge Sierra, el que va a ser el fiscal del caso con toda seguridad. Supongo que ya lo sabías. No, no lo sabía. A decir verdad nadie se prodiga en dar información por aquí. - Alonso parecía emplear un tono determinado como dando a entender que sabía algo de mis intenciones. Su principal característica cuando trabajaba en las calles era su extraordinario olfato. Si hubiera que poner una imagen a su perfil de policía, habría que decir que Alonso era un “sabueso”. Su naturaleza desconfiada le empujaba a acertar casi siempre pero nunca sabías qué es lo que estaba pensando realmente. Los galones no parecían haber hecho mella en su acierto ni en las razones para mantener con él siempre una distancia prudencial. A pesar de todo, di por hecho que no in…